Deporte al aire libre con salud.

zambullida

Durante el verano cada vez se ve a más a gente que se anima a practicar deporte al aire libre.  Sin embargo, la “operación bikini” fuerza a algunos a querer resolver en unas pocas semanas las consecuencias de la inactividad acumulada. No es poco frecuente que, al empezar a hacer ejercicio, descubramos dolores que no teníamos y que las articulaciones se vean repentinamente forzadas a adaptarse a una nueva situación con la consecuente aparición de lesiones si no tenemos cuidado.

Es mejor empezar con moderación. Los fisioterapeutas aconsejamos acondicionar la intensidad, duración y tipo de ejercicio a la capacidad física de cada uno para evitar posibles lesiones. En todo caso, es necesario hacer un buen calentamiento previo, así como estiramientos antes de empezar y al finalizar. Se debe realizar el ejercicio de manera regular intercalando días de descanso, evitar que el ejercicio provoque dolor, y en todo caso no tomar analgésicos antes de practicarlo para no forzar el cuerpo más de lo debido.

Deportes a tener en cuenta.

Te dejamos unos breves consejos sobre algunos de los ejercicios más habituales del verano, para que puedas disfrutarlos de una forma sana y equilibrada:

Caminar o “trekking”.

Una de las cosas buenas del trekking es que esun deporte apto para todo tipo de personas, de cualquier edad y condición. La recomendación habitual es caminar diariamente más de 10.000 pasos, pero en todo caso llevar siempre un calzado cómodo y sobre todo ¡¡cuidado con las mochilas!! Non cargueis grandes pesos a la espalda.

Correr o “running”.

El deporte de moda no está exento de sus riesgos. Si lo hacemos sobre una superficie dura es probable acabar con dolores en rodillas y tobillos. El calzado aquí es fundamental, no debemos escatimar recursos en unas buenas zapatillas. En caso de que lo nuestro sea correr por la playa es preferible realizar carreras cortas y escoger una zona en la que el suelo esté liso y sin inclinaciones. La bajamar deja al descubierto zonas muy adecuadas para echar unas carreritas.

Nadar.

Es de las opciones con menos contraindicaciones. Nadar, ya sea en la playa o en la piscina, ejercita todo el cuerpo, fortalece las extremidades y la espalda y ayuda a aliviar el estrés.

Bicicleta.

Si eres de los que piensa que las bicicletas son para el verano, y en este momento te encuentras sacando la tuya del trastero en el que pasó el invierno, deberías tener en cuenta algunas cosas. La primera de ellas es poner bien a punto la máquina, engrasarla adecuadamente es importante para que el ejercicio sea equilibrado. Otra cosa a tener muy en cuenta para no tener lesiones en la rodilla es regular adecuadamente la altura del sillín, en este enlace te indican como hacerlo. Recuerda que para notar los beneficios de la bici debes utilizarla por lo menos 150 min. a la semana.

Top